diosa Némesis

La diosa Némesis fue una divinidad muy importante los ciudadanos de la antigua Grecia. Aunque su culto no tuvo un protagonismo marcado en cuanto a templos y rituales se refiere, las personas comunes acudían a ella con frecuencia.

 

Diosa Némesis

 

Esto se debe a que Némesis representa la deidad primordial de la retribución, la venganza, el equilibrio y la justicia castigadora. De estos simbolismos nace nuestra idea moderna de la palabra Némesis, como un ente objetivo de una venganza o rivalidad.

Némesis en su papel de diosa primordial griego, no estaba sujeta al comportamiento común de los dioses, ni se sometía a sus normas o mandatos. Entendiendo a este tipo de deidades como figuras que representaban un atributo natural del mundo.

 

Características de la diosa Némesis

 

Némesis era representada como una mujer joven, con una túnica por lo general de color blanco en su rol justiciero. Su carácter no era específicamente cruel o bondadoso, ya que esto dependía de con quien se relacionara.

 

Características de la diosa Némesis

 

La diosa Némesis a veces se dibujaba coronada, a veces con astas de venado o incluso con corona de joyas. Representando de esta manera lo infalible y rápida que era cumpliendo su papel. Entre estos simbolismos se reflejan las alas, señal de velocidad y de lo imposible que era escapar de ella.

 

Mitología de la diosa Némesis

 

Dentro de la mitología griega, Némesis es a veces dibujada como hija de Océano y en otras ocasiones como hija de Nix (La noche). También podemos encontrar autores que reflejan su relación familiar con Zeus, aunque estas pierden poder por su relación posterior.

Las divagaciones sobre el nacimiento de Némesis son amplias y poco queda claro sobre estas, donde podemos encontrar ideas tan variadas como que simplemente nació sola. Se tienen versiones más concisas sobre sus actividades posteriores.

Némesis es sumamente conocida por su historia con el dios Zeus, quien desde que la ve se encanta con esta diosa y comienza a perseguirla. Como diosa de la mesura y el balance decide alejarse de Zeus, transformándose en muchos a la vez que cambiaba de lugar con frecuencia.

Lamentablemente la fortuna no estaría de su lado para siempre, porque cuando Némesis elige cambiar su forma a la de un cisne, es reconocida inmediatamente por Zeus, quien la sigue y abusa de ella. De esta unión Némesis engendra un huevo.

El huevo de Némesis con Zeus termina siendo dejado donde unos campesinos, quienes posteriormente se la entregan a Leda. Del huevo nace Helena de Troya, quien causaría los eventos de esta ciudad tan reconocida.

Se cuenta que Némesis castigó a Narciso, quien trataba con frecuencia a sus pretendientes de forma despectiva, afortunado por tener un buen aspecto. Némesis entonces para castigarle y equilibrar la balanza, lo lleva a la fuente donde ve su reflejo, del cual queda enamorado y muere sin poder dejar de verse a sí mismo.

En otra famosa historia, podemos ver a Némesis tomando partido contra Creso, el cual, al ser considerado demasiado dichoso por la deidad, es enviado contra Ciro, provocado su ruina.

 

Esto seguramente te interese:

 

Némesis como una fuerza natural

 

Némesis era una energía primordial de la naturaleza para los griegos, quienes creían que tenía preferencia por los afortunados, quienes, aunque eran humanos, olvidaban que el paraíso estaba solo reservado para los dioses.

Se trataba de la fuerza que equilibraba la balanza, sin tomar partido por nadie. Quienes eran felices o recibían bendiciones y no se hacían merecedores de ellas eran arrastrados a la miseria. Quienes entregaban todo a los demás, pero aún así eran traicionados, terminaban siendo resarcidos con justicia ante sus deudores.

Esta deidad tenía mucha relación con los asuntos amorosos o sentimentales. Se creía que muchos amantes consagraban sus amoríos a Némesis. De esta manera si alguno faltaba a su palabra, la venganza caería sobre ellos de forma inevitable.

Deja un comentario