Dios Júpiter

Dios Júpiter

 

El dios Júpiter es la deidad principal de la mitología romana, siendo el equivalente de Zeus para los griegos. Es el señor de la luz, del que gobierna en los cielos y equilibra la relación entre los dioses y los mortales.

dios romano
Dios Jupiter

Al dios Júpiter se le denomina el patrón del rayo con el que combatió a los gigantes y titanes en las batallas por liberar al mundo de su padre Saturno, dios al que se relacionó con crono.

A pesar de lo que se suele creer, Júpiter no fue tomado directamente de la mitología griega como paso como muchas otras deidades. Realmente se sabe que ambas criaturas mitológicas provienen de las mismas raíces indoeuropeas.

Características del dios Júpiter

El dios Júpiter se dibuja como un hombre joven, corpulento y de facciones apuestas, descrito como un ser “deslumbrante” en la mitología, con una barba de color negro. Por lo general se le suele representar sentado en un trono, sobre el cual gobierna a los dioses y a los mortales al lado de su esposa y hermana Juno.

En la mano derecha se le suele representar con un rayo, que es uno de sus elementos, tanto como su arma, haciendo referencia a lo potestad que tiene para juzgar e imponer las leyes, así como de castigar a quien rompa las reglas. En su mano izquierda suele portar un bastón, representando la guía de este sobre el destino del mundo, la benevolencia y el amor por la justicia.

El dios Júpiter era sumamente libidinoso al igual que su contra parte griega y de sus infidelidades a su esposa, al unirse con humanas y demás criaturas femeninas nacerán muchos hijos, a los que su esposa se dedicaría a perseguir y castigar al igual que a sus amantes.

Las representaciones de este dios en templos tuvieron un papel importante durante todo el imperio romano, donde se le representaba a veces como una piedra llamada “la roca del rey” o “la piedra de júpiter”. Cuando no se le veneraba a solas, se solía representar junto con su hija Minerva y su esposa Juno, quienes representaban la triada principal de los romanos conocida como Capitolina.

Dentro de sus templos, o al lado de los tronos romanos se solía representar un águila, en simbología del que reina sobre el cielo. Por esta razón el águila se consideraba sagrada y una encarnación de Júpiter.

 

Mitología del dios Júpiter

 

Júpiter tomó gran parte de las historias que daban forma a su mitología de culturas menores y sobre manera de la enriquecida estructura griega. En caso de su nacimiento como hijo de Saturno y la diosa de la fertilidad y la tierra Ops, Zeus estaba condenado a ser devorado por su padre, así como paso con sus hermanos.

Mitología del dios Júpiter

Esto se debía a que Saturno recibió el trono de su hermano mayor Titán, quien como condición para que reinara, éste le impuso que debía devorar a todos sus hijos, para que fueran posteriormente los de Titán quienes pudieran reinar sobre los demás dioses menores. 

Esto pasó así con los primeros hijos de Saturno, quienes fueron devorados por sin contemplación para poder seguir con su reinado y no perder nunca el trono.

Neptuno, Plutón, Vesta, Ceres y Juno yacen en el estómago de su padre mientras Ops se entera de que esta nuevamente embarazada, pero sin poder ver nuevamente a otro de sus hijos ser consumido, decide entregarle a Saturno una enorme roca envuelta en pañales, la cual termina consumida entera.

Ops entonces esconde al verdadero Júpiter en una isla y lo deja al cuidado de una cabra llamada Amaltea quien lo alimenta hasta que crece.

Una vez ya formado y entrenado como un verdadero dios, Júpiter se enfrenta a titan y a su descendencia a quienes derrota y destierra para siempre del cielo. Luego de esto pelea contra Saturno para hacerlo pagar por sus atrocidades y le hace vomitar a sus hermanos varones Neptuno y Plutón.

Juntos logran derrotar a su padre y rescatan de su estómago a sus hermanas.  Júpiter fue coronado como el dios salvador de todos los dioses y se casa con su hermana Juno (equivalente a la diosa Hera).

Júpiter es coronado y asciende como regente supremo de manera indefinida en el panteón romano.

Esto seguramente te interese:

Componentes únicos de la roma antigua

A pesar de que Júpiter tiene componentes similares a otros dioses de las mismas esferas de otras culturas, hay ciertos componentes que son particulares de los romanos. Entre ellos nos encontramos con sus características sobre la ley, tanto así, que se juraba ante Júpiter cuando se asistía o atestiguaba ante los tribunales.

Las oraciones que aclamaban justicia o que prescindían actos solemnes de ley, eran consagrados a Júpiter antes de llevarse a cabo.

Se le conoció por ser el patrono de los soldados romanos, quienes lo adoraban y establecían que de tener éxito en su empresa era porque Júpiter así lo deseaba.

Deja un comentario