Cerbero, mito y leyenda, el perro del infierno

Cerbero es una de las criaturas mitológicas más famosas de la mitología griega. También conocido como Cancerbero o “El can cerbero”, esta criatura es quien custodiaba la puerta que servía de única entrada o salida al inframundo. Se cuenta que solo obedecía a su señor Hades.

 

Cerbero

 

Esta criatura mitológica se representa como un perro con tres cabezas cuyos nombres son Veltesta, Tretesta y Drittesta. En algunas versiones Cerbero se dibuja con cola de serpiente y a veces con una cabeza de serpiente en lugar de cola.

La función de este extraño can, era impedir que los vivos atravesaran el inframundo, mientras que evitaba que las almas condenadas pudieran salir, rasgándolas y devorándolas al instante.

 

Cerbero Mitología

 

El perro del infierno

 

La mitología de cerbero comienza al cruzarse con la historia de Hércules (Heracles). A este semi dios se le asigna como su doceavo trabajo capturar y traer consigo al perro del inframundo. El cual era hijo de Tifón y Equidna, además de ser el hermano de Ortro.

Se cuenta entonces que Hércules tuvo que viajar a Grecia para aprender los misterios eleusinos, con los cuales se le haría posible acceder y regresar del inframundo. Bajó entonces con el apoyo de Atenea y Hermes, directamente en busca de cumplir su misión, en lo que encuentran a su primera prueba Caronte, el barquero.

Para poder cruzar hacen uno de la persuasión de Hermes (Dios mensajero y padre de la elocuencia), quien convence a Caronte de cruzarlos. Atados cerca de las puertas del inframundo, Hércules se consigue a Teseo y Pirítoo. Logrando rescatar solo a Teseo.

 

Cerbero el perro del infierno y su captura

 

cerbero mito

 

En este punto la mitología parece sumamente difusa, puesto que algunos historiadores cuentan que al percibir lo que sucedía Can cerbero corrió al encuentro de los héroes. Se dice entonces que Hércules trató con cariño al animal, quien, al verse por primera vez tratado de aquella manera, se hizo dócil y regresó con él fuera del inframundo.

Otras versiones establecen que Hércules tuvo que correr apoyado por Hermes para sacarlos a él y a Teseo, mientras el can los perseguía, hasta llegar a la salida del inframundo, donde Cerbero se ve debilitado y es domado por Hércules.

En otra famosa versión, Hércules le pide directamente a Hades al can, quien acepta dejar que lo acompañe al exterior, con la condición de que no lastime al animal de ninguna manera. Finalmente, la versión de Diódoro, cuenta que es la misma Perséfone quien entrega a su “medio hermano” al perro encadenado para que completara su misión.

Sea como sea la forma en la que Heracles lo consigue, se cuenta que Cerbero se ve sumamente debilitado por la luz solar. En ese momento comienza a babear saliva venenosa, haciendo a las plantas alrededor terriblemente toxicas.

 

Luego de la misión de Heracles

 

Luego de que Hércules lleva a Cerbero con Euristeo, probando su valía y consiguiendo terminar la misión que se le había encomendado, este regresa al perro a su lugar verdadero. Custodiando las puertas del inframundo nuevamente, Cerbero regresa al Hades.

 

Apariencia de Cerbero

 

Cerbero se representa como un can de tres cabezas en la mayor parte de las representaciones mitológicas modernas. Pero realmente, a inicios de sus primeras referencias mitológicas, se le puede ver rodeado de cabezas de serpientes, alrededor de una crin similar a la de un león.

Hesíodo, estableció en su versión de la criatura, que esta tenia cincuenta cabezas. Donde solo tres eran de un canino, siendo las demás de múltiples animales.

 

Esto seguramente te interese:

 

Las fallas de Cerbero

 

Se sabe que a pesar de que esta criatura mitológica era una de las favoritas de Hades, de gran poder y ferocidad, no fue siempre la más infalible, ya que termina siendo engañada en más de una ocasión.

Se cuenta que Orfeo fue capaz de dormir a Cerbero con música. Usando las aguas del rio Lete, Hermes es capaz de dominarle también. Sumando además la parte central de su mitología donde es domado/capturado por Hercules.

Deja un comentario